Energía Yin & Yang Aplicadas a la Práctica de Yoga

Por Lucas Rockwood

En yoga, estamos constantemente equilibrando las energías Yin y Yang. La energía Yin, en la práctica de yoga, es la energía de la relajación y la expansión. Ocurre en la exhalación, cuando tu corazón se ralentiza y tu cuerpo se relaja. El aumento de la elasticidad siempre ocurre cuando nos concentramos en la energía Yin, a medida que exhalas más profundo en las posturas.

La energía Yang es lo opuesto; es la energía muscular, la energía de contracción de la fuerza. Es fácil olvidar las acciones de fuerza cuando realizas posturas sentada, pero son tan importantes como las poses de pie. En muchas de las poses sentadas, la energía Yang se centra en la parte inferior del cuerpo, involucrando y tensando las piernas para ayudar a liberar la parte superior del cuerpo, dando lugar a una flexibilidad expansiva.

Cuando te pliegas hacia delante, por ejemplo, tus piernas deberían estar activadas y fuertes (yang) y la parte superior del cuerpo relajada (yin). En una torsión sentada, tu pecho y torso son yin (están relajados) y la parte inferior de tu cuerpo es yang (firme y fuerte). Si cuando estés en una posición sentada no sientes que esté pasando nada, vuelve siempre al equilibrio yin-yang.

Rotación Interna y Rotación Externa

Hay dos movimientos de rotación de nuestros brazos y piernas que cambian drásticamente la forma en que nuestros cuerpos se mueven y sienten en una posición: la rotación interna y la rotación externa. Cuando tus brazos y piernas estén en rotación interna, significa que están rotando literalmente hacia el interior. Cuando tus brazos y piernas estén en espiral externa, están rotando hacia el exterior y lejos de tu eje.

La rotación interna está asociada con la fuerza, mientras que la rotación externa se asocia con la amplitud (yang y yin). Cuando estás sentada y plegada hacia delante, por ejemplo, deberías rotar la pierna extendida hacia el interior para crear un fundamento firme. De esta forma crearás una base fuerte (yang) desde la cual la parte superior de tu cuerpo pueda relajarse y abrirse (yin).

Para dar otro ejemplo, cuando nos doblamos hacia atrás, nuestros brazos rotan hacia afuera, lo que abre naturalmente la espalda y el pecho, creando la energía yin con la que se consigue mejor flexibilidad.

Respiración

Queremos centrarnos en una respiración lenta y estable con un ligero susurro tanto en la inhalación como en la exhalación. Toda tu fuerza, longitud y extensión llega con la inhalación (yang), y toda la relajación, amplitud y flexibilidad llega con la exhalación (yin). Ya sea en un pliegue hacia delante, en una rotación o en un doblamiento hacia detrás, recuerda el papel de la inhalación y la exhalación y utilízalas como herramientas para llevar tu práctica más lejos.

Lucas Rockwood

Lucas Rockwood, residente en Barcelona, es formador de profesores de yoga, emprendedor y dueño de un estudio. Es el fundador de YOGABODY NaturalsYOGABODY FitnessThe Yoga Talk Show, y Absolute Yoga Academy. Ha impartido clases a más de 10.000 alumnos y certificado a más de 1.000 profesores en 48 países. Ha sido también chef de cocina vegana y “raw”, escritor y educador. Su trabajo hasta la fecha se centra por completo en el equilibrio cuerpo-mente a través del yoga y la alimentación basada en plantas.